Atlas Básico de los líderes mexicanos comunitarios en las ciudades de: Chicago, Los Angeles y Nueva York.

Atlas Básico de los líderes mexicanos comunitarios en las ciudades de: Chicago, Los Angeles y Nueva York.

Precio habitual $ 150.00
Precio unitario  por 

En las últimas décadas se ha estudiado a profundidad el fenómeno de la migración mexicana a Estados Unidos (EUA). El estado del arte nos permite hoy identificar la lógica central de los flujos migratorios: Cuando en EUA se registra escasez de mano de obra, se activan mecanismos -formales e informales- tendientes a compensar el déficit laboral con trabajadores de origen mexicano. En contrasentido, cuando las condiciones económicas reducen el mercado laboral estadounidense, se reducen las posibilidades de encontrar trabajo para aquellos individuos que integraron los flujos migratorios desde México, se exacerba la xenofobia y se producen entonces oleadas de repatriados hacia el sur (a veces forzados o asistidos por ambos gobiernos, otras por voluntad o convicción propia). Las dimensiones y naturaleza del fenómeno han hecho que, desde la segunda mitad del siglo XX, se coloque al tema de la migración como uno de los asuntos prioritarios de la agenda bilateral. La historia está plagada de esfuerzos por parte de ambos Estados para regular el movimiento de personas que produce la vecindad, la inequidad y falta de oportunidades prevaleciente en México, y la porosidad de la frontera compartida. Sin duda, dichos esfuerzos, así como las dinámicas sociales, políticas y económicas nacionales y la globalización han influido en el carácter de la migración de mexicanos a Estados Unidos. Se estima que hasta finales de la década de los ochenta, los migrantes mexicanos permanecían en Estados Unidos por breves periodos de tiempo para después regresar a sus lugares de origen. Sin embargo, el incremento de los riesgos y de los costos que acompañan el periplo de la migración, así como las raíces que poco a poco van generando los migrantes mexicanos en territorio de EUA han modificado el carácter circular y temporal que el fenómeno tuvo hasta finales del siglo XX. De esta manera se ha ido consolidando una migración que tiende a permanecer mayor tiempo en EUA y en consecuencia ha constituido ya una considerable comunidad de origen mexicano en toda la Unión Americana. De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO), se estima que en 2010 radicaban en EUA alrededor de 11.9 millones de personas nacidas en México.